.Ombligo ajeno & elecciones fantasmales.


.Meridianos.

Noviembre 30th, 2011

Joshua Tree National…

joshua-tree

Pfeiffer Beach…

arch

Hamilton pool…

hamilton-pool-texas-evan-gearing-thumb

Canyon…

canyon-thumb

The Sun…

sun

·Fotos bajo licencia de sus autores·

 

.Ice finger of death.

Noviembre 25th, 2011

          Soy una persona muy curiosa, estoy siempre intentando ver, entender y asimilar todo tipo de información que cae en mis manos, bien sea a través de libros, de experiencias, de comentarios, de músicas, de vídeo, de opiniones, de vivencias… Una de las cosas aprendidas con agrado en tantos años de ojos asombrados y neuronas sobreexcitadas pasa por no creer nunca que lo has visto, oído o sentido todo, por muchas veces que esta sensación pueda producir alguna desazón.

          Tengo, además, como mentores de mi humilde y autodidáctica formación, a personas a las que admiro (o admiré al haber fallecido) tan dispares como Leonardo Da Vinci, Félix Rodríguez de la Fuente, Carl Sagan y David Attenborough, ¡casi naaa!.

          Creo que somos unos seres privilegiados por varias razones: por estar vivos, por tener conciencia de estar vivos, por ser curiosos, por compartir información con los demás, por vivir en un planeta tan fascinante.  Y me entristece que muchas personas no se percaten de todo esto y se deslicen por su existencia repitiendo actitudes sin disfrutar del resto.

Os adjunto un vídeo realizado por el magnífico equipo de la BBC con el citado David Attenborough como presentador en todas sus extraordinarias producciones documentales. He visionado todas las series producidas por esta cadena y os aseguro que superan con creces cualquier otro documental realizado por calidad y por el extraordinario contenido que muestran. Esta nueva serie de documentales se titula “Frozen Planet” y, aunque no está doblada al castellano, os recomiendo verla.

          En el vídeo se puede observar la formación de un “brinicle”, una formación parecida a una “estalactita de salmuera”, un proceso filmado en un asombroso “time-lapse” durante varias horas, que muestra cómo se crea un brazo desde la capa helada superior de la Antártida y va descendiendo debido a la densidad de la sal hasta alcanzar el suelo marino congelando todo ser vivo que encuentra y no puede escapar por su lentitud motora.

          Sobrecogedor y apasionante, las fuerza de la naturaleza en acción. Apenas hemos arañado la inmenso campo de sorpresas que nuestro planeta nos ofrece.

 

.Elecciones fantasmales.

Noviembre 23rd, 2011

ping-thumb

          La noche electoral me agotó temprano por el repetido mantra de enumeración de escaños y de suertes diversas, de partidos políticos alegres y partidos políticos pochos en esperanzas perdidas, ya colocando fechas próximas de congresos para ensalzar a un líder, unos, y caer en profunda catarsis, otros. En el acogedor salón de mi acogedor hogar, viendo las pocos acogedoras imágenes de sesudos periodistas empeñados en ofrecer análisis electorales más parecidos a un espectáculo del “Cirque du soleil”… repito, en el acogedor salón de mi casa, solo, empezó a rendirme el sueño atrasado que llevo arrastrando tras años de vigilia entre magníficas series yanquis y admirables artículos que salen de mis divagaciones, el sueño, vuelvo a repetir, comenzó a hacer estragos en mis párpados y en una de tantas subidas sobresaltadas de tal elemento funcional se apareció el espectro de mi abuela, materna para más señas.

          Yo no creo en fantasmas, por lo menos esos que provienen del más allá, esa especie de territorio comanche dónde los dioses de las diferentes creencias intentan atraer a su causa y dominios a cada uno de los muertos que llegan sin pausa. Pero a esas horas de la noche, con la tremenda sopa de letras no digerida de partidos políticos y el cansancio mental por intentar buscar soluciones a la crisis , me importaba un rábano picante si era un fantasma real o imaginario. El caso es que se parecía mucho a mi abuela, materna sin duda.

          Ella no tuvo muchas oportunidades para votar en libertad; había navegado por una guerra civil, pasado hambre de días y penurias de sueldos tratando de sacar adelante, con un mínimo de dignidad en la vida, a la que es mi madre física y política, contra los vientos y las mareas de incómodas épocas pasadas. Eran otros tiempos más terribles para quejarse, entre otras cosas, porque no había permiso de la autoridad competente para ello.

          El espectro de mi querida abuela había decidido darse un garbeo por este siglo (en su dimensión no existe el tiempo, por eso los fantasmas no llevan relojes) y ver cómo le va la vida a su nietecito querido. Me empezó a hablar, cosa que no me extrañó porque llevaba perdida la cuenta de los tragos digeridos del excelente whisky “Laphroaig” que me autoregalé hace tiempo. Y no por celebrar nada especial en esta noche electoral, una de tantas, más parecida a una fiesta llena de gogos artríticas y peludas, y eso es duro de ver. Pero la aparición de mi abuela insistía en hablarme:

          Voz fantasmal ON:

“Mi querido nieto (me susurró mientras su escueta figura flotaba por encima del televisor led que los reyes "majos" tuvieron a bien dejarnos en alquiler) veo que en España los mandamases siguen sin ponerse de acuerdo para gobernar con rectitud y honradez, no entiendo porque ahora se comportan así, ya está bien, en un país  acostumbrado durante toda su historia a reyes feos absolutistas y dictadores culones, a guerras de independencia que hacían patria entre los españolitos y a guerras civiles llenas de atrocidades cometidas. Pero, ¿qué hace falta para que aprendan a convivir?.

          Voz fantasmal OFF.

          Ante tal declaración no podía dejar en mal lugar al mundo materialista en el que subsisto e intenté suavizar su percepción:

“Pero abuela, los tiempos han cambiado mucho, ten en cuenta la enorme templanza de unos políticos y la inmensa paciencia de un pueblo que consolidó una democracia maltratada por recuerdos de un pasado cutre cuando no sangriento. Y así durante once convocatorias, once tránsitos en libertad representados por esas urnas casi mágicas llenas de deseos como cartas a unos Reyes Magos políticos, pidiéndoles desarrollar una sociedad más justa, pacífica y unida.”

“¡Vaya gilipollez que has dicho!”

          me espetó enfadada y desapareció atravesando el precioso cuadro de Bouguereau (el primer beso) que con tanto cariño tenemos colgado al lado del reloj de mi tía Vitoria. Y amén.

superman-thumb

          Llevo once votaciones generales, once veces en las que puedo elegir a las personas dirigentes de mi país, elecciones generales más algunas municipales y otras de las que ya no quiero acordarme a las espaldas de los españolitos mayores de 50 tacos, aunque aún queden algunos que presumen, con permiso del señor Alzheimer y de la señora demencia senil, de haber votado en más ocasiones, allá cuando el cambio climático pasaba porque se había estropeado el único ventilador de la casa. Y yo sigo, a pesar de ello, sin saber el porqué nos empeñamos en ese sube-baja mareante entre partidos que poco han cambiado a lo largo de los últimos años en su generosidad de estado.

          Tengo la costumbre, sólo por llevar la contraria, de fijarme más en las personas votantes que en los escaños; ya se que esto no sirve para nada pero también creo mejor ejercicio democrático contabilizar ese ideal no conseguido en España de un hombre un voto y una mujer un voto, de una única circunscripción o, al menos, de un sistema más justo en la atribución de escaños parlamentarios.

          No soy analista político, pero estos datos dan mucho para pensar:

-Casi 11.150.000 votantes, una tercera parte del censo electoral, ha votado abstención o en blanco.

-Si sumamos votantes por tendencias políticas, votan la misma cantidad a una idea que a otra, solo que unos se aglutinan y los otros se dispersan. Un grupo de votantes que oscila entre 500 y 900 mil son los que deciden inclinar la balanza hacia uno u otro lado.

-Con respecto a las elecciones anteriores, un partido gana 837.000 votantes y sube 4 escaños, otro partido gana 717.000 votos y sube 9 escaños, otro partido gana 661.000 votos y sube 33 escaños y otro partido se presenta nuevo y reluciente con 330.000 votantes y gana 7 escaños…

-¿dónde están los indignados?.

          Y eso, más de lo mismo, llevo en mi cuerpo las 11 convocatorias electorales antes dichas, ya me aburren tantas elecciones, me aburren los discursos políticos más parecidos a cromos repetidos de un álbum incompleto, mientras unos se alegran "chipiguay" y los otros esconden el puño hasta la venida de mejores tiempos, me aburre ver cómo nunca existe un atisbo de consenso en decisiones tan importantes para el futuro de nuestros hijos y el presente de los sufridores, me aburre contemplar cómo la "mecánica electoral" lejos de  parecerse a la bella y precisa mecánica celeste, se torna en monótono ejercicio de trasnochados mítines dónde los rebaños aplauden cuando son requeridos, me aburre presenciar el afán de militantes y fieles seguidores de los partidos en apartar de su vista los evidentes ejemplos de corrupción e inutilidad de muchos de sus dirigentes, me aburre seguir tragando con un sistema electoral tan injusto que otorga…  "me aburro" o, como habrá que decir ahora, "pipí caballito", ¿lo pillan?.

          Yo deseo lo mejor para los nuevos gobernantes, son los nuevos gestores de un país de enorme potencial humano, a pesar de la costumbre tan mediterránea de practicar en exceso el “sillonball” o el “tascabasket”; muchas medidas no nos van a gustar nada, otras nos gustarán un poquito; pero está claro que, de momento, tenemos que hacer caso a Angelita Kartoffel y a Nicolás Croissant para poder, al menos, permanecer en ese limbo económico mitad “norte I+D+I” mitad “sur club de vacaciones” en el que nos ha tocado coexistir dentro de la U.E., pero mucho me temo que el tiempo de la "res publica" ha sido copado por esa economía de especuladores y multinacionales.

          Como dijo el genial Groucho Marx:

“La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnostico falso y aplicar después los remedios equivocados.”

          Confieso que he votado, en conciencia, pero puede ser la última vez…

·Texto bajo licencia Creative Commons· Prohibida su reproducción fuera de los términos de licencia.

 

.¡¡¡That´s entertainment!!!.

Noviembre 15th, 2011

          Recomiendo, como siempre, verlos a pantalla completa, en HD y sonido a tope.

          Siii, ya se que me repito con estos vídeos, pero no me arrepiento; de las cosas bellas siempre se disfruta:

          Ridley Scott ya está preparando la esperada secuela de la mejor peli de ciencia ficción del cine (para mí lo es), Blade Runner; los de Stargate Studios han hecho este corto con 20.000$, genial:

          Lo que hace este hombre, Jeb Corliss, sólo me provoca una intensa sensación de envidia,

mala, además:

          Mi segundo deporte, soy un apasionado por el MTB y el downhill, hago lo que puedo pero éstos chicos son geniales:

          ¿Qué puede pasar si utilizamos la Phantom HD Gold?, pues que podremos grabar vídeo en HD a 1052 frames por segundo, y esto es mucho para alta definición:

 

.Think tank.

Noviembre 10th, 2011

          !!!Guau¡¡¡, un dictador menos, suelen acabar así de escabechados (Mussolini, Ceaucescu, Hussein…) aunque muchos se libran por esa extraña pirueta que otorga la justicia y que sostiene que todos tienen derecho a una justa defensa. Ya han pasado unas semanas desde el show sangriento mostrado sin pudor en cadenas de televisión, la tecnología al servicio de la macabra venganza, cuando desde varios smartphones se graban la tortura, sodomización y ejecución de un dictador asesino tolerado, desde todos los planos, casi premio Pulitzer sino fuese por la tremenda salvajada mostrada; lo más curioso, esto tiene narices, surge del apoyo ejercido sin pudor por gobiernos tan “pulcros” como el francés y el español aún a sabiendas de las masacres cometidas por esta especie de jefe "beduino" travestido, de profesión terrorista y de afición dictador. Nada justifica estas reacciones pero se debe comprender la actuación inhumana de las personas ante años de barbarie consentida por trueques de dólares por petróleo.

          La CNN hace política-ficción sobre el destino que deberían tener líderes con culpas ocultas:

obama-thumb

sarkosy-thumb

putin-thumb

merkel-thumb

            Lo más cabreante es que esa inútil y disléxica organización llamada ONU, se indignó al ver las imágenes y ha creado una comisión para aclarar dichas macabras circunstancias, manda huevos… ¿dónde estaba la ONU cuando Gadaffi ordenaba atentados y masacres entre su pueblo?… en fin todo entra dentro del hipócrita mundo diplomático. Esperemos que los islamistas no logren hacerse con el poder en los países “liberados” de las dictaduras y de las teocracias; la religión, cualquiera, debe estar en el ámbito más íntimo, no gobernando, para eso están las leyes y los derechos humanos, digo.

          Me “haburre”, sí, con hache de hastío, de hartazgo, con h de hasta los h… los versos políticos escupidos en el pacato debate entre los dos candidatos a presidente de la España plural y superguay. Me “haburre” porque no descubren nada nuevo, porque las propuestas no dejan de estar condicionadas por intereses de partido/cutrería ideológica/trasnochados planteamientos, porque ninguno tiene suficientes arrestos para unir criterios y ceder imposiciones en pos de un efectivo gobierno en una sociedad polarizada, porque cada uno tiene sus fieles partidarios que les defienden a capa y espada aún habiendo inútiles y corruptos a partes iguales, porque no se dan cuenta que les votan siempre los mismos y que unos pocos cientos de miles balancean la presidencia al ritmo del capricho personal.   

          Quizá en un futuro no tan lejano, deban gobernarnos robots de aspecto amable, palabras amables y actitudes amables que intenten aplicar las leyes y el sentido común en sus decisiones. Los geniecitos de Honda siguen haciendo espectaculares progresos con el entrañable robot Asimo: más rápido, menos pesado, mucho más hábil, capaz de saltar a la pata coja (!!!) o abrir exquisitamente un bote y verter el contenido con absoluta precisión y, aunque aún camina cual adolescente con pantalones "cagaos", es un importantísimo ejemplo del extraordinario avance en robótica. Vamos, ya imagino a mis nietos jugando con individuos tan majos… y en Boston Dynamics siguen desarrollando para los militares de DARPA sus juguetitos Pet Man (inquietante robot capaz de caminar y guardar el equilibrio de forma casi humana) y losBig Dog y Alpha Dog, brrrr, capaces de caminar por terrenos abruptos con cargas considerables. Imagino las espléndidas caras de satisfacción de los militares… Es curioso, pero en estos robots de acciones casi  humanas el efecto repulsivo del llamado “valle inexplicable” es muy poderoso…

          Los de IBM (el simétrico HAL de 2001, una odisea en el espacio) dicen haber logrado simular hasta un4,5% de la capacidad cerebral humana, todo ello empleando 147.456 procesadores en paralelo. Y también dicen que llegarán a poder simular toda la capacidad del cerebrito humano hacia el año 2019 utilizando 800.000 procesadores, una barbaridad de cálculo paralelo y enorme gasto energético. Siendo un chico malo pero sincero, muchas personas no llegan a utilizar tal cantidad de proceso cerebral en toda su existencia, se asemejan más a uno de esos cursos de idiomas rápido “el inglés con mil palabras”, en fin, mientras no molesten… Nuestro cerebro no es perfecto pero, por el momento, es muchísimo más eficaz en áreas que se me antojan imposibles de simular con millones de líneas de código en sofisticados algoritmos. Esto no quiere decir que yo piense que existe algo más allá, no tengo la certeza que la mayoría presumen; la naturaleza ha tenido millones de años de evolución para conseguir esos cerebritos que todos los días nos saludamos con una sonrisa de oreja a quijada.

          La revista Forbes ha publicado la anual revisión de las personas más poderosas del planeta. Pocas cosas nuevas. Curioso el comentario de la revista al respecto de Mark Zuckerberg, el de feisbuk:

“Lo que la CIA no hizo en 60 años, Zuck lo ha hecho en 7: saber todo lo que 800 millones de personas (más del 10% de la población mundial) piensan, leen y escuchan, lo que les gusta, dónde  vivir, viajar, votar, comprar…”

          Cada vez tengo más razones para salir de esa especie de corrala virtual, de pésima estética y horrorosa usabilidad.

adriana-lima-82-thumb

          Ahhh, bien por terminar con el nuevo desfile deVictoria Secret. Esto a pesar de ser una catetada yanqui, es una hermosa y sugerente catetada que sobresalta a algunas mujeres que se empeñan en decir que tooodas las modelos están operadas, ¡madre mía!, ¡qué alas portan!, ¡qué zapatitos calzan!, ¡qué pulseras abrazan!, si lo demás está operado ¿para qué mirar?.

          Y en verdad os digo que si los ángeles del paraíso son así, me convierto ya, ahora, sin pausa y con prisa de expiar todos los pecados que arrastro por la vida… aunque deberíais ver cómo son las diablesas…


·Texto bajo licencia Creative Commons· Prohibida su reproducción fuera de los términos de licencia.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Re: El ombligo ajeno.

Noviembre 4th, 2011

beb2-thumb          Lo confieso, no tuve más remedio, necesitaba hacer con cierta urgencia una de esas compras de última hora, más por capricho goloso que por necesidad, de unas deliciosas barritas de chocolate, (concretamente mis dos favoritos el ultradulce Mars y el  Bounty que combina con inteligencia el cacao con el delicioso coco), loco estaba pero lo hice. Más por pereza que por querencia terminé aparcando frente a un conocido hipermercado francés de cuyo nombre no quiero acordarme pero que comienza por la letra c… hiper del consumismo aparentemente ahorrativo pero que oculta una tentación a salir con el doble de productos de los necesitados por la despensa de tu casa y un destacable incremento en artículos que no necesitaba comprar. La mayoría de los mortales que entraban en la nave agarraban como posesos un lector de código de barras que acoplaban con deleite en un soporte ad-hoc del carrito no reciclable. El juego consiste en colaborar con gracia y elegancia y, cada vez que cojas un producto sito en una estantería, tú mismo pasar el lector y tu compra se almacena para que, al final, en unas cajas especiales, te toque sacar toda la compra, y repetir el proceso para luego colocarlo todo en sus bolsas. Lo mejor de todo es que no te descuentan naaaaadaaaaa y lo peor de todo es que la gente entra al trapo cual miura encerrado en toriles. Y es que los avispados ejecutivos, jugando con la desidia de las personas, aprovechan el tirón y les convierten en cajeros y cajeras improvisados, ahorrándose varios puestos de trabajo e incrementando las listas del paro.

          Soy un entusiasta de los mercados tradicionales, incluso abarrotados, llenos de aromas, voces por doquier, colores, variedad, gritos, empujones, texturas, sonrisas, vida al fin y al cabo; dónde debes pedir el turno (la vez) entablando una conversación con la señora o señor precedente, dónde el comerciante saluda y dialoga y, si eres habitual, pregunta por tus semejantes, confías en él, solucionas los problemas del mundo y te llevas a casa buenas viandas. Afortunadamente estos mercados parecen pervivir.

          En los hipermercados he intentado oler y tocar (imposible con tanto plástico), pedir la vez a un “turnomatic” (no me contestó), preguntar por la familia a la berenjena de turno (ni caso), pedir consejo a un boquerón (no se movió) aún a riesgo de ser atropellado por el carrito del mozo reponedor o el “pizpireto” vehículo tripulado limpiador de los suelos que, con evidente cachondeo, te da un buen susto antes de torearte. Decepcionado y triste sólo pude atrapar las obedientes latas de atún, las chocolatinas deseadas y un bote de salsa pesto (la verde, no la roja picante). Me dio cierta pena el resto de viandas no enlatadas que yacían tristes en enormes cajas soportadas por horribles palés: inmigrantes manzanas, asustadas zanahorias o arrugados tomates deseaban salir de tan cruel expositor y trasladarse al siempre coqueto display de los alimentos “bio”, que siempre tienen enchufe y más “charme”. Y digo esto porque fresco, lo que se dice fresco, no pude encontrar nada. La carne y el pescado estaban muertos, como siempre que los compramos, pero allí parecían haber sufrido más de lo normal, se adivinaba cierta traición consentida en mataderos casi clandestinos. Debo ser un bicho raro.

          Decidí recorrer el resto de las estanterías desarrollando una maniobra envolvente de aproximación, esto es, zigzaguear por los pasillos intentando dominar la puñetera tendencia de los carritos a girar hacia dónde les plazca a los directivos de la empresa alimentaria. Haciendo caso omiso a las promociones 3×2 en calcetines horribles y el 50% de descuento al llevarte la segunda freidora… Y todo por salir lo antes posible de este campo de concentración alimentaria. Resulta que ahora te colocan en una enorme fila junto con los carritos rebosantes y te deslizas hasta que una amable voz femenina te indica el número de caja al que debes acudir para descargar y pagar; ya no puedes elegir a la cajera por sus atributos o simpatía, te aguantas si la que te toca es la fea, lo llaman “políticamente correcto” o “machismo   “.

          Cómo ya conocía, de visitas anteriores, la inmensa variedad de productos repetidos que nuestra sociedad del bienestar nos ofrece, mientras rezaba porque me tocase una cajera simpática, decidí fijarme en las personas dispersas por los pasillos. Nada nuevo. Pero poco tardé en despertar del letargo inducido por la monótona música. No fue susto y sí sobresalto, escuchar con calidad de CD la palabra "MÁÁÁÁÁÁÁÁÁÁÁÁma". Penosa deformación de una bella palabra. ¿Cómo puede ser que sólo cambiando el acento se pueda cometer tanto daño?. Giré la cabeza esperando un nuevo embate lingüístico… y así fue: "MÁÁÁÁÁÁÁÁÁÁÁÁÁÁÁÁÁÁÁÁÁÁÁÁma". Este fue peor aún, más sílabas acentuadas y 20 decibelios más alto (que es mucho). Todo ello salía de la pequeña, sucia y mal desarrollada boca de un chaval de unos 11 ó 12 años,  60 ó 70 kilos de peso en canal (lo juro), camiseta modelo tienda de campaña y esos pantalones que desafían la gravedad de forma tan misteriosa para mí.. El niño arrastraba tras de sí una cohorte familiar exclusivamente compuesta por mujeres (madre biológica por el parecido, una tía por los leotardos negros, su hermana porque era igual que él pero con pelo largo y 2 amigas de esas que regalan en el paquete de detergente, creo) todas dispuestas a satisfacer los placeres culinarios del orondo chaval. Para colmo, el carrito que empujaban sin ninguna elegancia contenía productos que prefiero no describir por respeto al buen gusto. Pero aquí no termina todo, veo a lo lejos un hombre joven y trajeado (deduje que era un vendedor, perdón, un comercial) corriendo con un bebé de pocos meses cogido en uno de sus brazos; en el otro llevaba una caja de alimento infantil que apenas se movía ante el correr mitad ganso mareado mitad pingüino borracho; pero la cabeza del bebé, ahhh, parecía a punto de desprenderse en cualquier momento ante tanto meneo, y todo porque buscaba una caja libre como un desesperado. Afortunadamente el bebé debía tener experiencia y, junto a la juventud de sus huesos, parecía soportar el traqueteo sin inmutarse .

          Aún resonando en mi cabeza los terribles sonidos escupidos por el chaval y su cohorte y el escalofriante balanceo del bebé, intento llegar a una de las pocas cajas que aún quedan para elegir. Sin tener tiempo para reaccionar, dos señoras mayores, de la tercera edad laaargaaa, de peluquería reciente y perfume hiriente, atraviesan en diagonal mi ruta hacia dicha caja y se cuelan sin previo aviso. Uno, bien educado, se calla por fuera… pero por dentro repasé la parte salvaje y barriobajera que todos tenemos e intenté nombrar a todos los santos y santas, que para eso están. Observando la parsimonia con que las señoras de domingo atrasado sacaban de su carro unas compresas (¿¿??), las pastas de té baratas y un "Palo Cortado" de 15º, intenté distraerme buscando más fauna y flora. No resultó difícil.

          Dos cajas a mi derecha, cuatro macarrillas poligoneros (me encanta esta palabra) se aprovisionaban de alcohol de colores, pizzas congeladas y patatas fritas sabor a “mojito”; sé que uno de ellos era chica por el pecho, tenía dos; aunque no puedo asegurar si provenía de ellos, lo cierto es que un desagradable olor a "nomeheduchadoencuatrodias" vino de esa dirección. Y las señoras de domingo, por fin, pagando su compra: eso sí raspando de sus monederos toda la calderilla posible… beb1-thumbtranquilidad ante todo. Contento porque ya me tocaba pasar mi compra (y podría ver pronto a mi familia), sentí un golpe en el talón de mi pié izquierdo. Giré mi cabeza y me encontré con un niño de unos puñeteros ocho añitos jugando a chocar su carro con mi pié. Le miré fijamente intentando disuadirle de otro embate o, mejor, avisando gestualmente a sus padres de la gamberrada del nene… nada, ni caso, los padres de chalet adosado con dos hijos de su madre iban a los suyo. Por tres veces el niño me golpeó en el mismo sitio y fue entonces cuando el padre, ejerciendo su autoridad, pronunció las palabras: "tatequieto Charly". Lo juro.

          Conseguí atravesar la caja después de pagar mi compra sin más sobresaltos. Mi vista siguió recorriendo la línea de cajas observando, por última vez, al resto de "esa" humanidad. Prefiero no seguir describiendo aquello criticable pero me di cuenta que, de todos los grupos-familias-amigos dispersos por el hipermercado, los únicos que NO habían amargado mi esperanza en el género humano eran de "importación", esto es una tranquila familia de latinoamericanos con dos hijos, una señora musulmana con su hija y tres obreros marroquíes hablando en voz baja.

          Dice un refrán que “en todas partes cuecen habas” pero, no sé, no sé, nos tendríamos que mirar cuan sucio tenemos nuestro ombligo.

·Texto bajo licencia Creative Commons· Prohibida su reproducción fuera de los términos de licencia.

 

 

 

 

.Deep sky Halloween.

Noviembre 1st, 2011

…Glóbulo de Bok… en la constelación de Cepheus… uuhhhhhhhh…

sh2136-thumb

(desde APOD)