.De la belleza masculina a la sublime entrega.

 

La muerte es la eterna compañera de la vida, acecha su propia existencia como principio animado es “estación término” de todo ser vivo; aunque a toda muerte le sigue una nueva vida, en algún lugar, en algún momento. Los seres humanos hemos intentado explicar la vida y la muerte como algo que pudiésemos cambiar a nuestro antojo. Por el momento podemos influir en nuestras vidas, pero la muerte es su concepto más natural, nos llegará sin remedio. Y, a pesar de la inmensa batería de explicaciones que las creencias han aportado a tal hecho, nunca nos acostumbraremos a su llegada, más cuando seres que apenas han probado la propia vida nos dejan de forma trágica.

APTOPIX Guatemala Earthquake

 

Y encadenando con el anterior párrafo, en esta foto de Rina Castelnuovo, la eterna confrontación entre creencias, un ultra-ortodoxo “bendiciendo” a una musulmana. Existe una web que se ha dedicado a recopilar información (de muy diferentes fuentes) acerca de las muertes producidas en guerras y conflictos desde el principio de la humanidad como grupo social. La conclusión era muy curiosa e inquietante: las diferentes religiones que han coexistido o coexisten en la actualidad, han provocado más muertos por su imposición divina que aquéllos conflictos generados exclusivamente por motivos económicos o políticos. El valor de las creencias y prácticas de algunas religiones puede ser muy beneficioso para el ser humano, pero el uso que el hombre ha hecho en su beneficio, ha provocado más terror, injusticia y desgracia del esperado.

00034522-INN--001

 

La realidad muchas veces puede confundirnos y llevarnos a creer y sentir de forma muy diferente a la esperada. Es semejante a la sutil labor del payaso o del actor que maquilla su cara para parecer otro personaje; así ocurre con muchas personas que nos rodean, su maquillaje llega a ser tan perfecto que te engañan. Pero las actitudes no se pueden maquillar y es dónde podemos descubrir su falso personaje. Por cierto, la imagen inferior no es una fotografía, es un dibujo.

3, Wei Long Zhong (Copiar)

 

Una de las actitudes más absurdas, primitivas y memas que he podido observar en muchos hombres, es la pose de “macho alfa” que adquieren ante la imagen de otro macho más bello/atractivo/guapo que ellos. Se niegan en rotundo a reconocer la belleza masculina. Se sienten por encima de tales decisiones que podrían afectar a su hombría y les podrían etiquetar como, al menos, julandrones de burdel barato. Yo, para mis adentros, les tildo de “gilipollas”; si un hombre o una mujer es bello/atractivo/guapo lo digo sin remilgos, lo contrario me resulta un estreñimiento mental crónico.

4

 

A veces, en muy contadas ocasiones, aparecen entre la multitud personas iluminadas por la razón, tocadas por el sentido común y empapadas de la más sublime humanidad, empatía, sacrificio y bondad con sus semejantes. Son pocos, escasos hombres y mujeres, no suficientes para apaciguar tanto egoísmo y odio, pero personas muy valiosas y admiradas.

“Cuando ayudas al que lo necesita, nunca te equivocas”, Vicente Ferrer.

5

 

·Fotografías bajo licencia propia. Texto bajo licencia Creative Commons·