.De la media luna muerta al socorrista generoso.

 

De los miles de fotografías que uno ha podido digerir sobre ese acto tan inútil como es la guerra, las que más me impactan, las que más me provocan odio, las que más me obligan a plantearme el destino de la humanidad, son aquéllas en las que niños y niñas han sufrido daños, torturas, heridas o la injusta muerte temprana. Esta es una de tantas escalofriantes fotos; un chaval inocente caído, casi se adivina el arco de la media luna árabe con su cuerpo moribundo. Si injusta es la muerte de inocentes, mucho más el fin de una vida joven sin comprender el porqué de su desdicha. Siento tanto esta muerte lejana como cualquier muerte cercana.

a1 (2)

 

Las manos nos liberaron casi por completo del dominio que ejerce la naturaleza sobre cualquier ser vivo. Me quedo con lo bueno que ellas provocan. Son bello instrumento, ágil herramienta y sabia expresión de sentimientos. En ellas se refleja la existencia completa, lo vivido y trabajado, lo sufrido y gozado, lo compartido y ayudado. Ellas nos permiten vivir y crear, ayudar y enseñar, cuidar otros cuerpos, amar otras manos y acariciar cualquier sueño que la imaginación humana contemple en su mente.

a1

 

Allá por los agitados años 30 (circa 1934) alguien hizo esta fotografía. Dos sucintas mujeres se atrevieron a caminar (en el verano de una población americana) en casi níveos pantalones cortos mostrando unas piernas y un torso de una forma nunca vista antes en público. Coquetas y valientes ellas. Sólo hay que observar las caras del rebaño de “machos” que parecen cerrarles el camino, caras sorprendidas y deseosas de pasiones y pensamientos nada ocultos de una sociedad extremadamente machista. Los tiempos han cambiado; en algunos países las mujeres tienen, ¡por fin!, derechos y deberes casi idénticos a los hombres… casi. Mejor no hablar de su situación en países menos democráticos. Aun así, en sociedades presuntamente modernas y avanzadas socialmente, muchas mujeres siguen “lazadas” al macho de turno creyéndose libres de cuerpo y mente sólo por el hecho de trabajar y tener inferior salario.

a2

 

La buena publicidad debe ser impactante y debe, en ocasiones, escocer las conciencias aletargadas (algo que me encanta). Esta magnífica campaña de “Reporters sans frontieres” hace buen uso del “photoshop”. Dictadores y pseudo-demócratas haciendo lo mejor que saben: reírse del pueblo. Y siempre lo sufren los mismos: mujeres, homosexuales, pobres, clases bajas, disidentes, creyentes de otras religiones o etnias diferentes. Poco a poco van reduciendo su ámbito de poder, que es mucho, pero seguirán allí firmes cual cactus de metal. Pero, triste consuelo, la historia les recordará por sus actos. Algo es algo.

a3

 

Otra imagen de publicidad (esta vez para Pepsi) para finalizar con una sonrisa; más escozores culturales y puñetazos en mentes pazguatas frente al mensaje “perverso y fútil” del anuncio. Los pensamientos son libres y, afortunadamente, nadie puede cohibirlos; quien crea ver lo que parece que es, o desea sentirlo o lo reprime para su desgracia. En fin, afortunadamente existe una extraña cualidad de las mentes abiertas llamada libertad de expresión.

a4

 

    ·Fotografías bajo licencia propia del autor – Texto bajo licencia Creative Commons y Safe Creative.